Museo Fotográfico Simik

“Cámaras de Ayer, Imágenes de hoy: Imágenes cotidianas de Buenos Aires”

Realizada en forma conjunta con la Dirección General de Museos y el CGP 14 Oeste

El trabajo fotográfico fue realizado por un grupo de Fotografos pertenecientes al “Club de Fotógrafos Con Cámaras Antiguas”.

Durante el mes de marzo y abril del 2005 se recorrieron diferentes puntos de la Ciudad de Buenos Aires capturando imágenes que quedarán plasmadas para la posteridad.

Congelando así, de esta manera en el tiempo y espacio, personajes y situaciones que hacen a la cotidianeidad de la ciudad, conformando un relato fotográfico que en dos o tres tomas de cada vivencia nos refleja y cuenta lo que está sucediendo hoy.

La fotos fueron realizadas con cámaras antiguas y clásicas del Museo Fotográfico Simik, de formato medio (negativos de 6x 4,5 cm. – 6 por 6 cm. – 6 por 7 cm. y 6 por 9 cm.). Tamaños estos, que dan al fotógrafo un mayor desafío ya que para operar con ellas, como en épocas antiguas había que tener un profundo conocimiento de la técnica y su desarrollo, hasta obtener la imagen final.

En la muestra se exponen las cámaras utilizadas, y otras, como así también fotografías antiguas, flashes y accesorios pertenecientes al museo fotográfico.

El trabajo ha sido organizado, dirigido y supervisado por Alejandro Simik y realizado por un grupo de fotógrafos pertenecientes al Club de Fotógrafos con Cámaras Antiguas: Adriana Moracci, Alejandro Simik, Daniel Daza, Daniel Gona, Eduardo López, Gabriela Salamida, Godofredo Lucioni, Gustavo Demaría Molinari, Lidia De Faveri, Marcelo Suárez, María de la Paz Germán, María Teresa Zurita, Mario Lazo Toledo, Martin Agrelo, Teresa Maresca, Pablo Ramírez, Patricia Ligarotti y Sergio Lacalle. Coordinación: Roxana Wonneberger y Diego Gassi. Colaboración: Viviana Boutfroy, Jorge Lorenzón.

Juntos para disfrutar

Quienes amamos la fotografía antigua, observamos en ellas sus detalles, su luz, la vestimenta de los personajes, los objetos, los rostros, las miradas, hasta tratando de descubrir el pensamiento de los retratados. Hemos realizado esta muestra para congelar un instante de cada personaje, para que dentro de 100 años alguien, como hoy nosotros, hurgue con su mirada en ellas, tratando de descubrirnos.

Extrajimos las cámaras de las vitrinas del museo, las desempolvamos y le dimos la vida que el tiempo les había quitado.

Nos pusimos en la piel de aquellos viejos artistas que con dichas protagonistas congelaban irrepetibles instantes.

Fue un arduo trabajo que se pudo realizar con un hermoso grupo de fotógrafos aferrados a un mismo fin: disfrutar de cada toma y desafiar a la tecnología actual.

Alejandro Simik